jueves, noviembre 23, 2006

Hola conejo, adios conejo

3 comentarios:

Anita C dijo...

Buscale el lado positivo, quizás ahora está con una familia feliz como la de las peliculas, riendo sin parar... Igual te entiendo. El otro día pase por una veterinaria y vi a un conejo comer, nunca me había percatado de lo bueno que está ver a un conejo comer. Pero cuando el conejo se dió cuenta de que estaba mirándolo, se intimido (creo), dejó de comer y me miró. Entonces yo le dije: te dejo comer, y me fui. Ahora que lo pienso, me hubiese gustado que esa veterinaria estuviese más cerca de mi casa así lo podía ver más seguido, y no sé, quizás algún día me tomaba confianza y me dejaba verlo comer.

Anita C dijo...

me olvidé: muy buena tiraaaaa
saludos

un mero individuo dijo...

peor hubiere o hubiese sido si en vez de ser un conejo era una personita de carne y hueso